Curioso y gran caso de Timothy Treadwell, amante de los osos, loco para muchos y auto denominado guerrero amable. Su proyecto consistía en salvaguardar el hábitat y vida de los osos Grizzly de todo el mundo a través de la fundación Grizzly People. Durante 13 años convivió con osos en la temporada de verano, únicamente con la compañía de su tienda de campaña, su cámara de vídeo y una pequeña manada de zorros salvajes. Treadwell insistía en que nunca abandonaría su labor de estudiar y proteger a los osos asegurando que moriría por estos animales. En el 2003, al finalizar la temporada de verano en Alaska, fueron encontrados, junto a su compañera, sus restos humanos. Un viejo oso al que Timothy Treadwell no conocía demasiado les atacó y devoró. El oso fue asesinado ese mismo día y de él extraídos los trozos humanos para la autopsia. Timothy habría querido que el viejo oso nunca fuera encontrado para así servirle de alimento al animal. Siempre supo de la posibilidad del ataque de un oso, pero ante ello decía "Si no vuelvo, es lo que he elegido".

Este documental dirigido por Werner Herzog estrenado en 2005 ha supuesto para mi y para este proyecto un motivo de reflexión y gran parte de empatía ya que su lucha, su proyecto no fue tan burocrático o performativo como real, vivencial. Loco o cuerdo, tenía una convicción, una lucha y a través de esas temporadas en Alaska, conviviendo con ellos, era la manera de abordarlo. También he de decir que el fundador de Grizzly People emprendió esta empresa como una forma de terapia, de encontrar un sentido a su vida, destrozada por el alcohol y problemas de estabilidad mental. Protegía a esta especie pero según sus palabras, también él era ayudado por los osos, para él su proyecto y su vida eran lo mismo.




1 comentario:

Lars dijo...

"No se trata de observar la naturaleza animal, sino de observar nuestra propia naturaleza".

Werner Herzog.

Publicar un comentario